El té y la sirena

Hace poco platiqué que el té de Starbucks era de buena calidad y valía la pena probarlo, pero algo cambió la semana pasada.  

Siempre es bueno tener un lugar cerca de la escuela o la oficina donde nos sirvan bebidas ricas y para mí, Starbucks cumplía con vender té sabroso y personalizable. Y todo iba bien, cuando de repente, la semana pasada pedí un té verde latte y ¡PUM! Mi bolsita decía “Teavana: Emperor’s Clouds and Mist” y me enamoré otra vez.

Por allá del 2012, Starbucks compró Teavana por una impresionante cantidad de $620 millones de dólares en efectivo según Investopedia, pero hasta el verano pasado, Starbucks en México decidió incorporar el té Teavana a sus bebidas. Personalmente, no creo que lo haya hecho muy bien entonces, combinando té Teavana  con limonada de tetrapack y agregando sus miles de jarabes que opacaban el sabor del té hasta básicamente desaparecerlo de la bebida.

Pero ahora, ya se dieron cuenta de qué hacer para volverme adicta. Ahora sirven algunas de las mejores mezclas de Teavana en bolsitas de hoja entera y lo preparan con el nivel de personalización que sólo Starbucks podría ofrecer. Tal es el caso del té verde Emperor’s Clouds and Mist.

Este té verde es uno de los best-sellers de Teavana y uno que considero increíble. Tiene un sabor ahumado que combina perfecto si se infusiona en una taza sólo con leche y un sobrecito de Splenda levanta el sabor al grado de volverse potencialmente adictivo. El nombre de esta mezcla viene de las caractéristicas de la producción del té. De origen chino, este té verde se cultiva a 3,500 pies sobre el nivel mar, donde recibe muchísima lluvia y la humedad lo ayuda a lograr un sabor único: ahumado y ligeramente dulce.

Al probarlo en su versión taza-completa-de-leche (ósea “latte”) cada traguito empieza con el sabor ahumado, después se vuelve dulce y acaba en el sabor típico del té verde: fresco y reconfortante. Una de las cosas que me encantan de este té (y de cualquier té verde) es que es delicioso a cualquier hora del día, ya sea para despertar con algo calientito y reconfortante, para tener una sensación refrescante después de comer o incluso para relajarse antes de dormir, este té es una opción súper segura para tener un momento delicioso.

Cada vaso Grande de estas infusiones cuesta $31 y no hay cargo extra si lo piden cortado con lechita, pero el precio se eleva a $52 (más o menos) si lo piden en su versión latte. Creo que el latte es un poquito caro por lo que considero esta versión de Emperor’s un pequeño lujo y aunque el rango de precios promedio en Starbucks es menor que los precios de Teavana, hay que recordar que la experiencia no es para nada la misma.

Aún me falta descubrir las otras mezclas que van a reemplazar los tés de hoja de entera marca Starbucks, como el chai, English breakfast, manzanilla y frutos rojos con jamaica; pero cuando los pruebe ¡les platico cómo me va! Espero que con estas noticias muchos sean muy felices como yo de tener delicias más cerquita, en su Starbucks de confianza. 😉

– Ichi-go ichi-e 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Alondra dice:

    Soy Chanoc, voy a recomendar tu blog a mi esposa, seguro le encantará!!!

    Me registro con su correo.

    Me gusta

    1. Andrea Maldonado dice:

      Hola Chanoc! ¡Muchísimas gracias! ¡Espero que le guste mucho! 😀

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s