Shaktea – Parte 1

Pocos son los lugares que hacen feliz el alma, quizá porque no se trata solamente de que sea un lugar con buena decoración o música, sino que son lugares que trascienden lo sensorial, en el sentido de que, creo yo, son lugares que tienen una vibra especial, una vibra bonita y calmada que llega directo al corazón.

Shaktea es una casa de té que es dueña de una parte de mi corazón, al grado que me gusta pensar que un corazón feliz se ve y se siente como los cojincitos en el piso de Shaktea, su olor a incienso y su calma adictiva.

Hay tanto que platicar de Shaktea, que dividí mi experiencia en dos partes. En esta primera platicaré cómo llegué a Shaktea y cuáles son los elementos que me parecen hacen de esta casa de té un lugar único. Para el siguiente post, platicaré algunos de los maravillosos tés que he probado y una que otra anécdota de este lugar increíble.

Así pues, supe de Shaktea por una búsqueda en Google y después Shaktea me encontró a mí con bastantes recomendaciones en un periodo pequeño que iban desde “¿ya conoces Shaktea?” hasta “¡TIENES que ir a Shaktea!”. Así pues, la primera vez que visité esta casa de té en Culiacán #52 en la Condesa, fue amor a primera vista.

El local no es muy grande y creo que es una perfecta metáfora de lo que es el té, es sencillo y perfecto. Todo parece estar en perfecto balance, los espacios aunque pequeños son increíblemente cómodos y es un lugar que, como ya platicaba, te invita a quedarte, olvidar el caos de la ciudad y descubrir el té como en ningún otro lugar.

En mi experiencia, lo que hace perfecto a Shaktea es la pasión que se tiene por el té, la forma en la que se prepara con tanto cariño y cuidado, que curiosamente, no significa tener mil cronómetros, sino dejar que los sentidos sean nuestra guía a la infusión perfecta y la posibilidad de probar tés únicos.

Al llegar a Shaktea y ver la carta con nombres impronunciables, la confusión puede arrasarte, pero la gran experiencia en esta casa de té empieza con el instinto desarrollado de los baristas (como Montse que es una pro) de hacer recomendaciones increíbles según lo que les podemos decir que nos gusta, aunque tengo la sospecha que esas recomendaciones están más bien basadas en como nos ven, como intuyen nuestro estado de ánimo e incluso las pequeñas pistas que les damos de nuestra personalidad con la forma en la que nos expresamos. Sé que suena extraño, pero creo que así funciona hahaha.

Una vez obtenida la victoria de escoger un té, este es preparado según la tradición  de su origen, o sea, si es un té chino o japonés, se purifican los utensilios, se usa un gong fu y según el tipo de té, se escoge el material de las tazas en las que se sirve: cerámica, vidrio, porcelana o incluso cobre para servir el chai.

Lo que me lleva a un tema padrísimo que platicaremos con más detalle en otro post. Gong Fu. Gong Fu es un concepto chino que se refiere tanto a una cosa como a una práctica. Primero, un gong fu es una especie de tabla en dos pisos que se usa como mesa de trabajo para preparar té. En ella, se purifican los utensilios para hacer té al bañarlos con agua caliente para después infusionar las hojas. En cuanto a la práctica, Gong Fu se refiere a hacer las cosas lo mejor posible, se refiere a la práctica de preparar té como un ritual, usar los utensilios y el estado mental necesarios para obtener la taza perfecta.

htb1s3g0ppxxxxclxfxxq6xxfxxxh
Este en un gong fu, hay muchísimos tipos, tamaños y diseños de gong fu como hay formas de teteras, hay algunos de madera, otros de piedra, etc.

Una vez preparado el té, hay un salón en la parte de atrás de la barra, donde mesas bajas y cojines suavecitos adornan el piso. Aquí, se toma el té mientras te sientas en el suelo, te acompaña el olor de incienso y una agradable luz dorada ilumina el espacio.

Yo sé que hay algunas cosas que pueden sonar muy extrañas en este post, pero de verdad, Shaktea es una experiencia totalmente fuera de lo que podríamos estar acostumbrados, incluso me atrevería a decir que es una experiencia mucho más espiritual de lo que normalmente implica salir a tomar algo. Y creo que son estos elementos únicos de experimentar el té según tradiciones distintas a las nuestras, que hacen de este lugar incluso más mágico, es como un viaje, pero sin salir de la bella cedemex.

Platíquenme, ¿conocen Shaktea? ¿Qué les parece?

– Ichi-go ichi-e 

 

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Anónimo dice:

    Es súper increíble tu post felicidades gracias por compartir

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s