Viaje por el Mundo del Té por Academia Mexicana de Té.

Porque no todos los viajes requieren un avión. 

Hace poco más de un mes tuve la oportunidad de ser parte de la séptima (creo hahaha) generación de estudiantes del curso “Viaje por el Mundo del Té” de la Academia Mexicana de Té y sigo increíblemente feliz. No les puedo contar detalles porque creo que es una experiencia única que vale muchisísimo la pena vivir, pero les voy a platicar algunas de las cosas que más amé de este curso de 4 fines de semana.

El curso se divide en cuatro grandes temas, uno por sesión: Introducción al mundo del té, Módulo de China, Módulo de Japón y Módulo de India. En cada uno escuchamos y vivimos diferentes historias, aprendemos más de cómo el té ha evolucionado en la historia y se ha vuelto un ritual y cómo es que más que una bebida, el té es una forma de vida y un punto de encuentro para las personas, pero también para civilizaciones enteras.

Tea-Culture004

Aunque por ahora suena como un curso enteramente académico, por favor créanme, no lo es ni por un momento. Me parece que el nombre del curso “Viaje” resume perfectamente lo que 10 personas vivimos durante estas cuatro semanas. Es un viaje de sabores (¡y qué sabores!), historias, pero lo que más me impresionó, fue que para mí, fue un viaje espiritual.

Fue súper interesante apreciar la historia del té como un viaje a través de personas y lugares y encontrar los puntos en los que la historia que todos conocemos se encuentra con la del té. Por ejemplo, cuando en 1773 al tirar miles de kilos de té al mar desde el puerto de Boston, se forjó el incio de la Independencia americana, cuando en el siglo octavo se usaban ladrillos de té como moneda en China, o cuando el té helado se inventó en la misma Feria Mundial en la que se presentó la primera máquina de rayos X.

tdih-dec16-HD

Sé que suena extraño, pero curiosamente, más que aprender muchísimas cosas nuevas acerca del mundo del té, aprendí tantas más de mí misma. Algunas fueron que no soy tan rara como pensaba por la forma en la que el té me hace sentir (ya saben, esa forma en la que creo que no hay mejor sensación que sentir una taza caliente entre las manos y esas cositas). Además, aprendí que es posible encontrar maneras de crecer como persona a través del té, que la creatividad está en rincones que no imaginábamos, que la simpleza y la paciencia son increíblemente gratificantes, que es posible compartir la humildad, que la curiosidad nos une como personas y que el equilibrio mental y espiritual es algo que se construye todos los días.

Honestamente, todos estos descubrimientos y la experiencia única no podrían ser posibles sin la pasión incansable y contagiosa de los maestros. Fernando y Walter son expertos de té, pero para mí, son apasionados admirables de esta bebida, son guías en este viaje y líderes que nos inspiraron a descubrir el aspecto más espiritual del té. (Fer y Walter, de verdad les agradezco muchísimo, ¡disfruté el curso como pocos!)

Y es curioso, porque hace poco leí de Ankori (la marca de un sommelier de té mexicano) una historia corta que me parece que resume una gran parte de mis sentimientos sobre este curso, y porque un resumen no le puede hacer justicia, este es el texto completo:

Mientras llovía la otra noche, durante nuestra sesión de té me preguntaste, ¿Es importante aprender académicamente sobre el té? – Gracias al estudio académico aprendí sobre el té, pero fue gracias al té que aprendí sobre mi. Antes de preparar una taza de té, debemos vaciar cualquier concepto que tengamos, ya sea técnico o por experiencia propia o de otras personas. Si nosotros predisponemos el té a un concepto, estaremos sentenciado esa taza y no hemos de probar lo que es un té libre y verdadero. Si es muy importante aprender sobre el té, y cualquier pasión que tengamos, desde cualquier punto de vista o desde cualquier fuente que nos provee con conocimiento, pero es más importante crear y creer en tu propio conocimiento e instinto y que este nazca puramente desde tu alma.

8267805_meditation

“Antes de preparar una taza de té, debemos vaciar cualquier concepto…” es lo que pienso que justamente nos enseñaron durante este curso, ese balance entre la teoría y nuestros instintos, entre conocer qué tomamos y dejarnos enseñar por una bebida reconocida por su sencillez.

No les puedo recomendar suficiente hacer este viaje, es en verdad una experiencia increíble, pero aún más importante, es un viaje que creo nos hace crecer como personas de formas muy sutiles y agradables, como una buena taza de té.

– Ichi-go ichi-e

P.D. Para ponerse en contacto con la Academia y tener más información del próximo curso, los pueden encontar en Facebook, Instagram y en su página.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s