Té verde y sus curiosidades

El té verde es reconocido en el mundo por su versátilidad y sabor. 

Principalmente cultivado en China y Japón, el té verde u “ocha” como lo llaman los japoneses, tiene un lugar muy especial en mi corazón por su sabor y olor tan particular que me gusta describir como “ahumado”. Ya sea en polvo (como matcha), tostado, enrollado en pequeñas tiras o en forma de bolitas (que se llaman gunpowder), este té tiene bastantes curiosidades y sabores increíbles.

Por un lado, según la Academia de Nutrición (Academy of Nutrition and Dietics), el té verde ofrece beneficios a la salud como bajos niveles de colesterol y triglicéridos, así como una gran opción para mantener una dentadura sana y una deliciosa fuente de antioxidantes.

Por otro lado, el ocha es conocido por la gran variedad de sabores que podemos encontrar dentro de un mismo tipo. Esta diversidad depende de muchísimos factores, como el lugar dónde fue cultivado y el número de cosecha del año, la técnica utilizada para hacerlo y la forma en la que se lleva a cabo el proceso de convertir una hojita fresca en té.

Este proceso que para mí crea magia, consiste en tostar las hojitas marchitadas de camellia sinesis para mantener su característico color verde. Este proceso de tostado, que determina en gran medida el sabor que tendrá el té, puede realizarse con vapor o colocando las hojas sobre bandejas. La idea general es que a través del tostado se elimina la humedad de las hojas y las prepara para el enrollado, torcido y secado manteniendo su frescura.

Y ¡nos encanta el té verde! Sólo en Japón, donde el 99% de la producción de té es verde, se cultivan cerca de 100,000 toneladas al año y de estas plantaciones, casi el 80% se utiliza para producir sencha. El sencha es una “preparación” (que consiste en un enrollado especial de las hojas completas de té) que es característico por su color verde oscuro y forma de aguja.

Tradicionalmente, el té verde en cualquiera de sus presentaciones se toma únicamente con agua, pero creo que la taza perfecta depende de cada paladar. Por eso, a mí me encanta acompañar el té verde de vez en cuando con un chorrito de leche, especialmente cuando es té verde con matcha agregado (la leche lo hace cremosito, ¡perfecto para el frío! ☺️), mientras que el sencha me parece perfecto con solo agua y una infusión de máximo 3 minutos para que mantenga su color verde, su olor delicioso y las hojitas alcancen a abrirse de su forma de aguja.

Hay muchísimas marcas de té verde, pero de las que he probado, el sencha de Theodor es increíblemente fresco y aromático, el Emperor’s Clouds and Mist de Teavana (que también venden en Starbucks) es delicioso calientito con solo leche y el té verde con matcha de Matcha Love cortado con lechita fue una revelación deliciosa en estos días helados.

¿Tienen algún té verde favorito? ¡Platíquenme en los comentarios!

– Ichi-go ichi-e 

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. victor martinez dice:

    me agrada mucho aprender con tus comentarios gracias

    Me gusta

  2. Anónimo dice:

    me encanta el té matcha de Jarbar

    Le gusta a 1 persona

  3. ANDREA LUENGO dice:

    me encanta el té matcha de Jarbar

    Le gusta a 1 persona

    1. Andrea Maldonado dice:

      ¡Aún no lo he probado! Pero qué bueno que me dices, para pedirles pronto ❤ ¡Muchísimas gracias!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s